¿Donde estas?

Uno de los peores obstáculos para el crecimiento de la categoría de proveedores de internet en Brasil es la alta carga tributaria que recae sobre esas empresas. La alícuota del ICMS practicada en Bahía, por ejemplo, es del 27% – equivalente a los valores cobrados por bienes de lujo como lanchas. Para disminuir la cantidad de impuestos pagados, es necesario diversificar las fuentes de ingresos con Servicios de Valor Añadido (SVA), con el beneficio de la disminución de la carga tributaria.

Esto es porque hay incidencia del impuesto ICMS en los ingresos de los servicios de telecomunicaciones; mientras que no hay la misma incidencia en los ingresos de SVA – entendimiento ya pacificado por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) por medio del acta 334.

Por lo tanto, implementar  SVA’s significa:

Fidelidad. Los clientes no necesitarán cambiar de proveedor para tener todos los servicios que necesitan;

Aumentar el ticket medio. El valor medio recaudado por las ventas por cliente va a aumentar en la medida en que serán cobrados por varios tipos de servicios al mismo tiempo que se pagan impuestos menores.

En la modalidad más común de división de servicios/ingresos, una parte de la mensualidad cobrada al consumidor es hecha como Servicios de Comunicación Multimedia (SCM) y otra parte como SVA.

Es bueno resaltar que la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) exige gratuidad en la prestación de servicios de soporte, salvo los casos en que el propio cliente dio causa a la prestación del servicio.

Pero, cálmese, es posible pensar en la diversificación de ingresos en varias modalidades.